Consigue nuestros mejores dulces navideños con A Pan y Mantel

Se acerca la Navidad y con ella esos momentos tan preciosos de compartir largas charlas, risas y deliciosos dulces con la familia y los amigos. Y es que no hay nada como la magia que se crea al rededor de un buen turrón, un chocolatito caliente o un pannetone artesano. En Azúcar&Canela tenemos muy claro lo importantes que son esos momentos y hemos dado lo mejor de nosotros para crear unos dulces que os acompañen en estas fechas tan especiales.

Por eso, lo elaboramos todo a mano y con mucha ilusión, siguiendo las recetas tradicionales pero, cómo no, siempre con una chispita de nuestro ingenio para conseguir que, por ejemplo, el típico turrón estilo Suchard no sea el típico turrón estilo Suchard, si lo has probado ya sabes a qué me refiero 😉 Hacemos nuestros turrones con mazapán casero y chocolate belga con denominación de origen de México o Venezuela, porque creemos que no existe un buen dulce sin los mejores ingredientes. Y además de los tradicionales turrones de yema, jijona, de chocolate Suchard o de frutas escarchadas, le hemos dado varias vueltas al coco para crear nuevas recetas que mantengan el sabor de la Navidad pero con un toque muy especial. Es el caso de nuestro turrón de nata y nueces, suave y cremoso, el turrón de café y chocolate, que sabe a auténtica Navidad parisina, o el de capuccino, que te transportará hasta la mismísima Roma, o el turrón de nuez de macadamia o el de ron añejo, con un sabor tradicional pero único.

Pero no sólo de turrones viven los duendecillos, ¡qué sería de la Navidad sin nuestros mazapanes! Si aún no los has probado, cuando lo hagas no podrás imaginar una sobremesa sin ellos. El de naranja confitada es fresco y perfecto para limpiar tu paladar después de una copiosa comida y su sabor cítrico acompaña un buen café a las mil maravillas. El de yema es un clásico, por lo que no puede faltar en ninguna mesa, dulce, persistente y sencillamente embriagador. Y para las aquellos que disfrutan una grata sorpresa: nuestras bolitas de mazapán y coco, bañadas en chocolate belga, ¡os dejarán sin palabras!

Y por supuesto, la joya de la corona: nuestro pannetone artesano. Lo hacemos de avellana y cedro confitado, de chocolate y naranja confitada o de tres chocolates. Se trata de un producto muy especial, con una elaboración larga y muy cuidada. En unos días te contaré cómo creamos el mejor pannetone que hemos probado jamás. Así que atenta a nuestras redes. Lo que sí te puedo adelantar es que sentimos un cariño especial por esta elaboración, porque tiene detrás mucha historia y mucho mimo. Lo hacemos a partir de masa madre italiana, una masa con más de 50 años de recorrido, creada en una prestigiosa y pequeña pastelería de Brescia por el maestro Iginio Massari, que ha pasado de generación en generación hasta llegar a nuestro obrador. Su elaboración nos lleva varios días y mucha atención, es necesario cuidar hasta el último detalle para que salga esponjoso y perfecto. Creemos que tanto mimo se traslada a cada bocado, por lo que es la mejor manera de hacer sentir especial a quienes se sientan a tu mesa.

¿A qué esperas para pasar la Navidad más dulce con quienes más quieres?